¿Qué sucede con el NO pago de Acreencias Laborales?

¿Qué sucede con el NO pago de Acreencias Laborales?

Es interesante saber cómo se toma a la ligera el hecho de retener o embargar de manera unilateral los sueldos o las cesantías de los trabajadores o empleados ante desavenencias provocadas por la comisión de delitos penales o laborales o por prestamos exteriores o al interior de la misma empresa, o por inasistencia alimentaria u otros motivos que también pueden ser faltas disciplinarias por parte del trabajador o empleado.

Como quiera que sea, la legislación vigente prohíbe de manera expresa cualquier tipo de retención o embargo unilateral de los sueldos, salarios, prestaciones sociales, o cesantías sin que se haya producido la autorización expresa por arte de un juez penal o de juez laboral según sea el caso.

El Articulo 149 de Código Sustantivo del trabajo, prohíbe la retención, deducción y compensación de salarios aun con la autorización escrita del trabajador o empleado.

“ARTICULO 149. DESCUENTOS PROHIBIDOS.

“1. El empleador no puede deducir, retener o compensar suma alguna del salario, sin orden suscrita por el trabajador, para cada caso, o sin mandamiento judicial. Quedan especialmente comprendidos en esta prohibición los descuentos o compensaciones por concepto de uso o arrendamiento de locales, herramientas o útiles de trabajo; deudas del trabajador para con el empleador, sus socios, sus parientes o sus representantes; indemnización por daños ocasionados a los locales, máquinas, materias primas o productos elaborados, o pérdidas o averías de elementos de trabajo; avances o anticipos de salario; entrega de mercancías, provisión de alimentos, y precio de alojamiento.

“2. Tampoco se puede efectuar la retención o deducción sin mandamiento judicial, aunque exista orden escrita del trabajador, cuando quiera que se afecte el salario mínimo legal o convencional, o la parte del salario declarada inembargable por la ley, o en cuanto el total de la deuda supere al monto del salario del trabajador en tres meses”.

En el caso de las cesantías, un trabajador pierde el derecho sobre estas cuando un Juez penal (ojo, no Juez laboral)  encuentra que se ha cometido un delito, el empleador podrá retener las cesantías mas ninguna otra acreencia laboral,  mientras se da el debido proceso y se hará efectiva si se produce la condena, pero si la persona implicada es absuelta deberá de pagársele la cesantías.

“ARTICULO 250. PERDIDA DEL DERECHO.

“1. El trabajador perderá el derecho de auxilio de cesantías cuando el contrato de trabajo termina por alguna de las siguientes causas:

“a). Todo acto delictuoso cometido contra el {empleador} o sus parientes dentro del segundo grado de consanguinidad y primero en afinidad, o el personal directivo de la empresa;

“b). Todo daño material grave causado intencionalmente a los edificios, obras, maquinaria y materias primas, instrumentos y demás objetos relacionados con el trabajo,

“c). El que el trabajador revele los secretos técnicos o comerciales o dé a conocer asuntos de carácter reservado, con perjuicio grave para la empresa.

“2. En estos casos el empleador podrá abstenerse de efectuar el pago correspondiente hasta que la justicia decida”.

Declarado constitucional, el artículo anterior, por la Honorable Corte Constitucional Colombiana, mediante sentencia C-710 del 9 de diciembre de 1996. Magistrado Ponente, Doctor JORGE ARANGO MEJIA, dice, entre otros apartes:

“Cuando se invoca la existencia de un delito como hecho constitutivo de la pérdida del derecho al auxilio de cesantía, tal calificación debe hacerla el juez penal y no el laboral, quien no tiene competencia para determinar la existencia de un ilícito penal. Y para poder hacer uso del derecho a retener la cesantía el empleador debe presentar la correspondiente denuncia, ante el funcionario penal y sólo después de que éste se pronuncia en el sentido de que el trabajador ha incurrido en el delito, se pierde el auxilio de cesantía, porque si se demuestra su inocencia, cesa el derecho del empleador para retener la prestación que en consecuencia se hace exigible”.

“Si a la terminación del contrato, el empleador no paga al trabajador los salarios y prestaciones debidas, salvo los casos de retención autorizados por la ley o convenidos por las partes, debe pagar al asalariado, como indemnización, una suma igual al último salario diario por cada día de retardo, hasta por veinticuatro (24) meses, o hasta cuando el pago se verifique si el período es menor. Si transcurridos veinticuatro (24) meses contados desde la fecha de terminación del contrato, el trabajador no ha iniciado su reclamación por la vía ordinaria, el empleador deberá pagar al trabajador intereses moratorios a la tasa máxima de créditos de libre asignación certificados por la Superintendencia Bancaria, a partir de la iniciación del mes veinticinco (25) hasta cuando el pago se verifique.

“Dichos intereses los pagará el empleador sobre las sumas adeudadas al trabajador por concepto de salarios y prestaciones en dinero”.

Tenemos entonces que solo mediante la autorización judicial procede la retención de acreencias laborales.

En G&D Consulting Group, el Outsourcing de nómina y la asesoría en normatividad laboral, son también nuestra especialidad, contáctenos en Bogotá, D.C.

 

Fuentes:

http://www.ilo.org/dyn/travail/docs/1501/CODIGO%20SUSTANTIVO%20DEL%20TRABAJO%20concordado.pdf

 

Publicado 29/03/2017

outsourcing de nomina   asesoría laboral   outsourcing contable