Vicisitudes de las relaciones Colombia y Panamá

Vicisitudes de las relaciones Colombia y Panamá

Con gran expectativa se vivió los momentos previos a la reunión de los ministros de Colombia y Panamá el pasado 9 de febrero de 2017 en la ciudad de Cartagena, Reunión que tuvo como propósito inicial darle cumplimento a las Resoluciones de la Organización mundial del Comercio OMC, frente al tema de los aranceles que aplica Colombia las importaciones del sector textil y al intercambio de información.
A dicha reunión asistieron la viceministra de Relaciones Exteriores de nuestro país y Patty Londoño y Luis Miguel Hincapié, viceministro de relaciones Exteriores de la hermana república de Panamá.


Este otro tema de actual relevancia que debe ser tenido en cuenta por las firmas que prestamos el servicio de Revisoría Fiscal, Outsourcing Contable y Asesoría tributarias.

Los encuentros continuarán con la finalidad de crear nuevas áreas de integración que posibiliten ampliar el desarrollo económico en los frentes de comercio, inversión y turismo.

Tienen como antecedentes estas convocatorias el hecho de la mayoría de las importaciones de textiles e incluso de calzado provenientes de Colón, Panamá, son de origen chino y Colombia empezó a requerir medidas protección al mercado nacional por la fuerte competencia que crearon, ya que el costo de unas zapatillas chinas oscila en los $50 ctvs de dólar es decir unos $1.500 pesos colombianos.

Todo lo anterior debe marchar de acuerdo las normas internacionales que ordena la OMC y en medio de la tensión que se ha generado por el acuerdo de intercambio de información en materia aduanera. El gobierno de Colombia estableció hace dos años un Decreto que ordenaba aranceles mixtos, que la OMC hizo reversar pues vulneraba los topes autorizados por la Organización Mundial del Comercio, quedando como estaba antes: El arancel consolidado de Colombia en la OMC para confecciones es del 40% y para calzado el 35%.

Previo al actual conflicto comercial, se han dado los siguientes hechos: por demanda del vecino país ante la OMC, llegaron a un acuerdo en el año 2006, Panamá interpuso una nueva demanda que ganó en litigio en el año 2009. Posteriormente en el año 2013, Panamá presento una nueva demanda ante la OMC, que también ganó.

Según cita textual del Portafolio, la situación fue así:

“Colombia decidió establecer un arancel mixto, es decir un arancel ad-valorem más uno específico para las importaciones de confecciones y de calzado. En el caso de confecciones, las importaciones menores o iguales a 10 dólares por kilo pagan el ad-valorem de 10% más el específico de $5 dólares por kilo de confección. Y todo lo que se importe por más de $10 dólares por kilo, paga 10% más $3 dólares por kilo. En calzado, el umbral es de $7 dólares. Las importaciones de calzado menores o iguales a $7 dólares por par, pagan el 10% más $5 dólares por par. Y para las importaciones por encima de los $7 dólares por par, se paga 10% más $1,75 dólares por par.”

Panamá ante esta situación reaccionó incrementando los aranceles a las importaciones que hacía a Colombia, en un escenario de confrontación comercial, que puede socavar las relaciones bilaterales.

“Los productores de calzado dicen que lo que se está planteando, es decir, establecer una fórmula acorde con la OMC, resulta inútil porque un 35% de arancel compuesto (específico y al valor), no tiene efectos reales para una mercancía que ingresa a $20 o $50 centavos de dólar...Si estos se hace así, es legalizar el dumping”.

El Tratado de Libre Comercio TLC, con Panamá ha estado supeditado al desmonte de los aranceles unilateralales que había impuesto Colombia.
Incluso llegaron a plantear la necesidad de pedir visa los colombianos que según ellos, se llevan los ingresos a Colombia, dicen los panameños que: el de los aranceles es "la crónica de una controversia ya anunciada" dada la tozudez de Colombia por no acatar el fallo de la OMC, que Panamá afrontó con una paciencia demostrada en "las reiteradas advertencias de que si las cosas no cambiaban no quedaría más remedio que apelar a la ley de retorsión o "reciprocidad.”

Visibilizando otro escenario más prometedor, vemos un amplio panorama de posibilidades de inversión en los colombianos que quieran hacer presencia en la hermana república, de acuerdo a los siguientes antecedentes. La ampliación del canal tuvo costo de USD 5.500 millones y permite triplicar la capacidad de transporte de carga.

Dice al respecto la revista Dinero:

“La apuesta colombiana
En suelo panameño hacen presencia unas 200 compañías colombianas. Los sectores en los cuales estas firmas tienen mayor participación son el de construcción y el financiero, y hay plantas de producción de Argos, Empresa Panameña de Alimentos (EPA), Titan y Acesco. Las firmas locales más grandes que tienen presencia en el Istmo son Bancolombia (Banistmo), Banco de Bogotá, Davivienda, Cementos Argos, Amarilo, Cusezar, Empresa Panameña de Alimentos (EPA), EPM, ISA, Terpel, Titan (tubos Tucumen) y Emi. Es común ver en centros comerciales y calles de las ciudades marcas reconocidas como Arturo Calle, Juan Valdez, Totto, Studio F y Crepes & Waffles, entre otras.”

 

Redondeando el tema, las imposiciones arancelarias de Colombia, no fueron admitidas por la OMC, y ambos países continuaran en la búsqueda de fortalecer y ampliar el marco de las relaciones comerciales y la de otros sectores de la vida nacional de ambos países.

 

También le puede interesar:
Cooperación entre Panamá y Colombia para intercambio de información tributaria

Fuentes:

www.portafolio.co

www.dinero.com

 

Outsourcing contable   revisoria fiscal   TLC Panama