Abstinencia del revisor fiscal o el auditor externo frente al dictamen de los estados financieros

Abstinencia del revisor fiscal o el auditor externo frente al dictamen de los estados financieros

¿En qué situaciones el revisor fiscal o el auditor externo pueden abstenerse de emitir su opinión sobre los Estados Financieros?

El revisor fiscal emite un dictamen sin salvedades cuando los Estados Financieros reflejan razonablemente la realidad financiera de la compañía. También el revisor podrá dar un dictamen con salvedades cuando exista un hecho que no deforme los Estados Financieros y se pueda decir que refleja razonablemente la realidad financiera, pero sujeto a alguna situación.

Hay situaciones que, de ocurrir frecuentemente, obligan al revisor fiscal a realizar un dictamen negativo o abstenerse de hacerlo, o no entregar el dictamen si es el caso; no obstante, el revisor fiscal debe realizar una carta confidencial a la organización o empresa explicando detalladamente el porqué de la abstinencia; así  el órgano autorizado estudiará el caso y tomará decisiones.

Existen dos situaciones en las cuales el revisor o auditor externo podrán negarse a realizar un dictamen; éstas son:

La importancia potencial en limitaciones al alcance de procedimientos de auditoría; hay tres procedimientos obligados: primero, la confirmación de saldos bancarios; segundo, la circularización de clientes; y tercero, la observación física de inventarios de mercancía. En conclusión, si al revisor fiscal o auditor externo le impiden o limitan en la ejecución de procedimientos de auditoría en los puntos mencionados, éste podrá abstenerse de dictaminar los Estados Financieros.

La incertidumbre generalizada por situaciones no resueltas; ocurre cuando la entidad está a la espera de concluir un hecho que podría afectar los Estados Financieros; por ejemplo, una posible sanción o demanda, la cual se debe pagar y, esto haría efecto en los Estados Financieros.

 

Publicado 20 / 3 / 2015
Fuente: Actualicese.com