Ley 1429, Beneficio de progresividad en la renta

Ley 1429, Beneficio de progresividad en la renta

La Ley 1429 de 2010, es conocida como la Ley de fomento empresarial, permitiéndole a las nuevas pequeñas empresas gozar del beneficio de progresividad en el pago del impuesto a la renta durante los 2 primeros años de constitución. Esta ley es de consulta frecuente en las firmas de outsourcing contable y revisoría fiscal, la consulta comienza por identificar cuáles son las pequeñas empresas, siendo identificadas por no tener más de 50 trabajadores y cuyos activos totales no superen 5.000 salarios mínimos (Para el 2015 equivalen a $3.221.750.000).

Los beneficios de progresividad se perciben en el pago progresivo de las siguientes obligaciones:

  • Impuesto sobre la renta y complementarios.
  • Pago de parafiscales.
  • Aporte en salud a la subcuenta de solidaridad de Fosyga.
  • Pago de la matrícula mercantil.


Recordemos que existen los beneficios de reducción del impuesto de renta cuando los empleadores pueden tomar los aportes al Sena, ICBF y caja de compensación familiar, además del aporte en Salud a la subcuenta de solidaridad del Fosyga y el aporte al Fondo de Garantía de Pensión Mínima, como descuento tributario en el impuesto de renta; si vinculan laboralmente personas pertenecientes a grupos vulnerables y de bajos ingresos, las condiciones son:

  •  Personas menores de veintiocho (28) años a la fecha del inicio del contrato de trabajo.
  •  Personas cabezas de familia de los niveles 1 y 2 del Sisben.
  •  Personas en situación de desplazamiento.
  •  Personas en situación de proceso de reintegración.
  •  Personas en situación de discapacidad.
  •  Mujeres que al momento del inicio del contrato de trabajo sean mayores de 40 años y que durante los últimos 12 meses anteriores a la vinculación hayan estado sin contrato de trabajo.
  • Nuevos empleados que devenguen menos de 1.5 salario mínimos mensuales legales vigentes (smmlv) que aparezcan por primera vez en la base de datos y la Planilla Integrada de Liquidación de Aportes (PILA), salvo que hayan estado en condición de trabajadores independientes.


Para acceder a dichos beneficios, el empleador deberá cumplir con los requisitos establecidos en los artículos 11 al 13 del Decreto 4910 del 2011.

Las dudas surgieron frente a cuáles son los beneficios y cuál es la vigencia de los mismos, por tanto, es importante anotar que los beneficios que poseen vigencia no determinada hasta el momento son:

  • Progresividad en el pago del impuesto de renta.
  • Progresividad en el pago de los parafiscales y otras contribuciones de nómina.
  • Progresividad en la matrícula mercantil y su renovación.


La solicitud de los beneficios debe hacerse de forma escrita ante la DIAN y los requisitos que deben cumplir son:

  • Certificado de existencia y representación legal expedido por la correspondiente cámara de comercio, en el que conste la fecha de inscripción en el registro mercantil y la condición de nueva pequeña empresa.
  • Certificación escrita del contribuyente o representante legal de la empresa, en donde manifieste:
  1. La intención de acogerse al beneficio de progresividad en el pago del impuesto sobre la renta, detallando la actividad económica principal a la que se dedica y el domicilio principal.
  2. El monto de los activos totales.
  3. El número de trabajadores con relación laboral al momento del inicio de la actividad económica y tipo de vinculación.
  4. Haber cumplido con la obligación de tener inscritos los libros de contabilidad ante la Cámara de Comercio.
  5. Copia de la escritura o documento que pruebe su constitución o existencia.

¿Cómo se aplica el beneficio de progresividad?

Los beneficios de progresividad se aplicarán en la siguiente secuencia:

  • La progresividad se explica a continuación:
  • Cero por ciento (0%) en los dos primeros años gravables, a partir del inicio de su actividad económica principal.
  • Veinticinco por ciento (25%) en el tercer año gravable, a partir del inicio de su actividad económica principal.
  • Cincuenta por ciento (50%) en el cuarto año gravable, a partir del inicio de su actividad económica principal.
  • Setenta y cinco por ciento (75%) en el quinto año gravable, a partir del inicio de su actividad económica principal.
  • Ciento por ciento (100%) del sexto año gravable en adelante, a partir del inicio de su actividad económica principal.

 

Para consultar del documento de la LEY 1429 de 2010, clic aquí.



Publicado 15 / 10 / 2015